martes, 28 de noviembre de 2006

El Balón de Oro es mío: mi tesoro

Artículo original escrito por Sidekick en rafanomejodas.info

Fabio Cannavaro, Balón de Oro 2006Es lógico y comprensible que mucha gente no acepte de buen grado que Cannavaro haya sido premiado con el Balón de Oro 2006. Hasta ayer, día en que se hacía oficial una noticia que llevaba ya semanas en boca de todos, nunca un defensa de sus características se había alzado con el prestigioso galardón que desde el año 1956 conceden los corresponsales de la revista francesa France Football.

Para algunos, un año después de que Ronaldinho se fotografiara en París junto a Frank Lampard, plata, y Steven Gerrard, bronce, este oficioso título ha perdido todo el crédito que se había granjeado entre los profesionales del balón. Comprensible que no se comparta la elección, pero incomprensible que sea precisamente ahora cuando a algunos les haya dado por desgañitarse desde sus tribunas intentando desmerecer el hasta hace no demasiado tiempo buen hacer de France Football.

Una de las muchas voces que se ha alzado en contra de la elección de Cannavaro como sucesor de Ronaldinho ha sido la de Jean-Pierre Papin, mediocre delantero francés que recibió el título en 1991, y que se dedicaba a marcar goles en Francia mientras el presidente del Olympique de Marsella, Bernard Tapie, se dedicaba a comprar a los defensas rivales. Toda una autoridad este Papin, y sin duda la persona más cualificada para hablar de quién debería haber sido el más digno heredero de ‘A criança das natillas’. Conociendo a J.P.P y la humildad que siempre le ha caracterizado, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego, estamos a la espera de una comparecencia pública en la que aclarará que el ganador debería haber sido «yo, y sólo yo».

Cannavaro y la guapísima actriz italiana Monica Bellucci, a punto de darse un besoMás cerca de casa, tenemos como siempre el buen hacer y la categoría periodística del diario Sport. Indignados andan ellos, oigan. Y es que no les entra en la cabeza, y a nosotros tampoco de hecho, que dos días después de que Ronaldinho Aton se elevara majestuosamente, sonriera a los fotógrafos, se colocara la minga en el calzón, acariciara sus pezones tostados al sol de Copacabana, y enchufara una espectacular chilena que sin duda será el mejor gol de los siglos XXI, XXII, XXIII y XXIV, ahora vengan estos gabachos tocapelotas a darle el Balón de Oro a un puto central italiano. Si el caso no está ya en manos de la justicia, debería estarlo.

Y mientras todo esto sucede, la crueldad de los aficionados sale a relucir con ingeniosos chistes que apuntan que Cannavaro despejó el balón en cuanto se lo entregaron. Claro, que si lo hubiera ganado Ronaldinho más de uno le hubiera recomendado a Mónica Bellucci hacerse el test del embarazo.

Lo cierto y verdad es que todo esto del Balón de Oro empieza a ser ya un poco aburrido, y uno no puede por menos que tomárselo a coña. Nunca gana el que debería haber ganado y siempre hay voces discrepantes que consideran que otros candidatos hicieron merecimientos más que suficientes para arrebatárselo al premiado. Va siendo hora de que nos replanteemos qué es lo realmente importante, si los títulos que se consiguen sobre el césped, o aquellos que un grupo de personas, con mejor o peor criterio, conceden a dedo al que ellos consideran ha sido el mejor futbolista del año.

¿Es Cannavaro merecedor de este balón de Oro? Opina
FORO DE FUTBOL RAFANOMEJODAS

Opina en el FORO DE FUTBOL RAFANOMEJODAS

Opina en el FORO DE FUTBOL RAFANOMEJODAS

1 comentario:

divino descontento dijo...

aaaaaa lo odio odio a canavaro lo odiooooooooooooaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

q carajo